Qué es el sistema inmunológico y cómo fortalecerlo

blog de inmune wigie

Infecciones, bacterias y otros invasores diariamente se empeñan en irrumpir en el cuerpo humano, y la mayoría de estos son detenidos por la muralla más resistente del organismo: el sistema inmunológico.

La función principal de esta defensa natural es atacar a los entes perjudiciales que ingresan al cuerpo humano, destruyéndolos por completo y garantizando así la salud del individuo.

Mientras más normal sea el sistema inmunológico de una persona, más posibilidades tendrá de tener mejores defensas ante las bacterias e infecciones. La buena noticia es que existen muchas acciones que podemos llevar a cabo para mejorar nuestro sistema inmunológico, así que en gran medida depende ti tener una protección sólida ante las amenazas externas.

Pero antes de adentrarnos en las estrategias concretas que nos ayudarán a cultivar un sistema inmunológico fuerte y eficiente, respondamos primero a la principal cuestión:

¿Qué es el sistema inmunológico?

sistema inmune

Imagina un ejército de bacterias e infecciones que están dispersas por todos lados y que tienen como finalidad atacarte. Ante este escenario de indefensión la principal arma con la que cuenta nuestro organismo es el sistema inmune.

Se trata de un conjunto de tejidos, órganos, moléculas, células y proteínas que actúan de forma coordinada para evitar que los microorganismos y gérmenes que ingresan en los seres humanos afecten su salud.

Esta labor es cotidiana, repetitiva y constante. Cada día el sistema inmunológico lucha contra diversos invasores y lo hace de una forma muy armoniosa y eficaz, eliminando a cabalidad cualquier rastro de amenaza.

Los grandes protagonistas del sistema inmunológico son los leucocitos, también conocidos como glóbulos blancos. En este sistema participan dos tipos distintos de leucocitos (linfocitos y fagocitos), que trabajan en equipo con un objetivo: hallar entes perjudiciales y destruirlos.

Viaje coordinado

Los glóbulos blancos están presentes en diversas zonas del cuerpo, específicamente en los órganos y los tejidos linfáticos. A través de los vasos sanguíneos y linfáticos, los leucocitos recorren el cuerpo entero en busca de elementos que puedan ser peligrosos, esos que resulten foco de enfermedades.

Dadas las características de su vía de transporte, los glóbulos blancos tienen la capacidad de llegar a los lugares más recónditos del organismo. Es por ello que se les considera unos verdaderos buscadores y neutralizadores de amenazas en el cuerpo humano.

Los leucocitos cumplen con otra función muy importante: una vez han destruido la amenaza, crean anticuerpos. Gracias a estos últimos cualquier otro ataque del mismo ente patógeno es aniquilado de inmediato.

3 factores que afectan al sistema inmunológico

Estrés

estres

El estrés incide negativamente en nuestra salud de forma transversal, y es uno de los principales factores que afectan al sistema inmunológico.

Este estado del individuo puede ser causante de otras afecciones complejas, como la formación de coágulos en los vasos sanguíneos (trombosis) o depresiones. Cualquiera de estas enfermedades puede debilitar en gran medida al sistema inmunológico.

Falta de sueño

sueno

Diversos estudios señalan que las personas que duermen menos de seis horas diarias tienen más posibilidades de padecer distintas enfermedades, especialmente virosis y otras afecciones de carácter infeccioso.

Las personas que tienen pocas horas de sueño también tardan más en recuperarse después de haber padecido alguna enfermedad. Así mismo, se ha determinado que las células y los anticuerpos que se encargan de luchar contra microorganismos perjudiciales tienen menor presencia cuando los individuos duermen poco.

Alimentación

alimentos

Quizá has escuchado antes que el mejor remedio para un sistema inmune poderoso es una buena alimentación, y es cierto. Pero, ¿qué compone una buena alimentación?

Básicamente, una buena dieta es balanceada, variada y saludable, y es tan relevante que influye directamente en la salud de las personas en general.

Entonces, las proteínas y los vegetales deben formar parte imprescindible de la alimentación (siempre en proporciones convenientes), y las grasas provenientes de los embutidos y las carnes rojas deben disminuirse al máximo, pues son importantes factores que afectan al sistema inmunológico.

Los mejores tés para mejorar tu sistema inmunológico

Además de cuidar tu alimentación, evitar situaciones estresantes permanentes, tener al menos ocho horas de sueño de calidad y hacer ejercicio de forma cotidiana, también puedes acudir a las raíces y hierbas que se encuentran en la naturaleza y que tienen un efecto positivo en el fortalecimiento del sistema inmunologico.

Existen muchas infusiones que subirán tus defensas y dejarán tu sistema inmune listo para enfrentarse a las amenazas que se le presenten. A continuación te recomendaremos algunos de los mejores tés para mejorar tu sistema inmunológico:

Té de jengibre

te de jengibre

Las raíces de jengibre están entre las más famosas cuando se habla de autodefensa del organismo. Esto es gracias al gingerol, la sustancia activa de esta raíz que ayuda directamente a combatir afecciones infecciosas.

Para tomar este té basta con triturar unos trozos de raíces de jengibre frescas y sumergirlas en agua hirviendo. Luego de que la mezcla repose por unos 5 minutos se puede colar y se ingiere en el transcurso del día.

Té de equinácea

Té-de-equinacea

Otra de las estrellas del sistema inmune en la equinácea, planta que tiene incidencia positiva en la cantidad de leucocitos y que tiene propiedades antiinflamatorias importantes.

Aunque hay algunos estudios que ponen en duda la labor inmunológica de esta planta, sí parece haber consenso en cuanto al alivio de síntomas asociados directamente a enfermedades infecciosas.

Esta infusión se prepara mezclando una cucharadita de equinácea (puede ser la raíz o las hojas) con agua hirviendo. Después de colada, puedes tomar esta infusión hasta dos veces en el día.

Te de tomillo

tomillo

Si buscas un té para mejorar tu sistema inmunológico, el de tomillo es ideal. Sus propiedades son notables: antioxidante, antiséptico, desinfectante, alto en hierro, favorecedor del sistema circulatorio, mucolítico y expectorante. Sin duda, el tomillo es uno de los reyes del cultivo del sistema inmune.

¿Cómo tomar la infusión de tomillo? Toma unas ramitas de tomillo, viértelas en un cazo con agua hirviendo y agrega un poco de miel. Una vez haya entibiado la mezcla, cuélala y disfruta: tu sistema inmune lo agradecerá.

Nuestro sistema inmunológico siempre esta en constante defensa ya que este interactúa con diferentes patógenos.

Es un sistema importante y necesarios para mantenernos libres de infecciones y enfermedades. Por ende, es sumamente importante que se mantenga trabajando con su funcionalidad normal para que sea capaz de enfrentar cualquier virus, bacterias y patógeno extraños.

Es importante que usted mantenga su sistema inmunológico trabajando bien.

blog

Gracias por leerme.

Si interesa un tema en particular déjeme un comentario del tema que desea que se escriba.

Leave a Reply

Your email address will not be published.